Apita escuela activa

Necesitábamos un lugar donde poder acompañar a las niñas y niños en su crecimiento y desarrollo, así como un espacio de encuentro y apoyo para las familias, de acompañamiento a la crianza respetuosa y con apego.

Un lugar dónde madres, padres, niñas, niños, abuelas, amigos… y profesionales aunaran esfuerzos para iniciar el camino hacia un espacio de aprendizaje donde la Naturaleza y el Ser Humano sean los principales protagonistas. Un lugar donde la Vida y el respeto a la misma, fueran el motor y el punto del que todo parte. Así encontramos una casa independiente, con mucho espacio al aire libre, a las afueras del centro urbano y en contacto con la naturaleza, donde iniciamos nuestro proyecto hace ya dos años. Allí hemos estado jugando, creciendo, aprendiendo y observando a los niños y niñas y las familias, en un ambiente acogedor y preparado con un enfoque libre, activo y democrático.

Ante la demanda de otras familias que quieren formar parte del proyecto, las limitaciones del espacio con el que contábamos, la escasez de espacios educativos de estas características en la zona y lo inexorable del paso del tiempo (las criaturas crecen), dimos un paso firme y hacia delante.

Decidimos transformar la asociación en una “empresa” familiar, que lleve el diseño y la implementación de un proyecto innovador, desarrollándose en pedagogías activas, emprendedor y que, a largo plazo, crease un impacto social.

A continuación podéis pinchar en los enlaces para ampliar la información…

Un proyecto basado en pedagogías activas que crease un impacto social.